Visitas!!

Mis seguidores ;)

Buscar este blog

viernes, 31 de mayo de 2013

Capítulo 16

Holaa :D

Aquí os dejo el capítulo 16, como os prometí :3 Espero que os guste! [:
https://mail-attachment.googleusercontent.com/attachment/u/0/?ui=2&ik=cc8bbf56ae&view=att&th=13ef9cc7ab6a231f&attid=0.1&disp=inline&realattid=f_hhd4ysop0&safe=1&zw&saduie=AG9B_P-ibRs-lFjGi-utdqMKYXKB&sadet=1369993436569&sads=OEtkYeKx8As5hR8pFedGTqgDMXI&sadssc=1

Capítulo 16: La búsqueda

Una vez que Daniel se queda dormido junto a Snowfall y ésta también (al menos eso creemos) no espero ni un instante y le cuento lo del iPod a Dragnus. Pero, mentalmente porque no me fío todavía de que tanto la dragona como Daniel, estén dormidos.
-Desde mi llegada aquí y después de ver el primer vídeo, en mi habitación me encontré un iPod de la otra Noa y a veces en la aplicación que tiene el iPod, que es un calendario, me llegan ‘eventos’ que suelen ser vídeos pidiéndome que haga algunas cosas sobre su rescate o diciéndome un poco de información. En un vídeo, me decía que encontrase a un tal Billy y que le explicase lo ocurrido y que quizás, me ayudaría. Hoy en ese calendario venía un mapa de la ciudad y a las afueras había una X marcando un bosque. ¿Y si ese es el lugar donde está ella atrapada?-pregunto.-Te lo cuento a ti porque confío plenamente en ti.

 
Dragnus se queda callado y pensativo, pero recibo su respuesta.
-No perdemos nada en buscar-dice él.-Puede ser la guarida del tipo ese, o quizás vaya siendo hora de que vayas buscando a ese tal Billy. Quizás esa persona se esconda o viva en el bosque.
No había caído en eso.
-¿El evento tenía algo más a parte del mapa?-me pregunta.
-Ah, sí. El título del evento era ‘Busca’.
-Nos quedamos en la misma situación-me dice resoplando y echando humo por la nariz.
Me monto en él subiendo por una de sus fuertes patas delanteras y me acomodo.
-Busquemos. No creo que nos echen de menos-le digo. Miro a los compañeros de que duermen tranquilamente en el suelo
Las puertas se abren lentamente y Dragnus echa a volar en la oscuridad. Le pido que me deje ver como él, porque seguro que en la oscuridad se ve mejor con su vista que con la de un humano (si es que ahora me considero humana). Dragnus se debe de haber quedado con la localización del bosque, porque en menos de media hora, llegamos a él. Está casi al límite de la zona de la ciudad, porque desde el aire también se ve la ciudad vecina. Le digo que descienda a las afueras del bosque.
-¿Tienes idea de cómo es ese Billy?-me pregunta
-No lo sé. Pero si hueles a humano, si es que es humano, me avisas-le digo y ponemos la marcha.

Andamos durante horas y Dragnus no me decía nada acerca de ningún olor. El sonido de los búhos y lechuzas me ponían los pelos de punta. El bosque era espeso y desde el suelo hasta las rodillas de Dragnus había una niebla blanca. Cualquier roce que sentía en el hombro u otra parte del cuerpo, me giraba en busca de alguna persona o peligro. No sé cómo podía andar Dragnus entre las raíces que sobresalían del suelo y las gruesas ramas de los árboles. Dragnus llevaba las alas plegadas, muy al cuerpo que parecían que estaban pegadas. Ambos nos asustábamos cuando un búho o lechuza cruzaba de repente por delante de nosotros. En aquel bosque y de noche me sentía indefensa, a pesar de que estaba sobre Dragnus y lo tenía en caso de peligro. Ya me quedaba dormida sobre el dragón, pero me despertaba de repente porque no podía dejar a Dragnus sólo con la búsqueda.
-Huelo algo-me dice al fin tras horas de andar.-Puaj, que asco, el olor es fuerte.
Capto el olor y como dice él, es tan fuerte que se me salta una lágrima. Me tapo la nariz con una mano y busco por los alrededores. A lo lejos, vemos unas siluetas que se acercan a nosotros. Le digo a Dragnus que tenga cuidado y le aviso de que con tantas ramas encima, no puede alzar el vuelo tan de repente y se podría dañar. Las siluetas se acercan a nosotros hasta cierto punto. No lo logramos ver, pero son unos siete. Unas nubes que tapaban la luna desaparecen y entre la poca luz que da la luna y las ramas que hay sobre nosotros, apenas se veían bien, pero se le veían algunos rasgos. Unos rayos de la luna se desplazan directamente hacia esas personas, que empiezan a doblarse y a aullar de dolor.
-¡Hombres lobo!-me dice Dragnus mientras ruge e intenta dar media vuelta para salir corriendo.
-¡Pero usa el fuego!-le digo.
-¡¿Cómo lo voy a hacer?! ¡Todo esto ardería en un momento y nosotros moriríamos!-me dice un poco asustado mientras se oían los aullidos de aquellos hombres lobos persiguiéndonos.
Dragnus tenía razón. Ahora sólo podía actuar yo. Me giro sobre mi sitio y me concentro en los hombres lobo. Apunto con las palmas de la mano al suelo y pienso en hacer una pared de hielo. Mis palmas empiezan a resplandecer y en el aire, entre nosotros y nuestros perseguidores, empieza a salir una capa de hielo que se extiende desde el suelo hasta más allá de los árboles.
-¡Corre ahora que puedes!-le grito a Dragnus y este empieza a correr como puede.
Me quedo mirando a los hombres lobos, que se quedan detrás de la pared aullando y raspando la pared con sus patas. Eran bestias increíbles, eran un poco mayor que un lobo normal y sus pelajes eran oscuros.

Me giro en mi sitio y antes de aferrarme al cuello de Dragnus, algo que viene desde mi derecha me tira al suelo. Ese algo y yo empezamos a rodar por el suelo y Dragnus al ver que no voy sobre él, le veo dar media vuelta y gruñir y correr hacia mí para ayudarme, pero algunos hombres lobos se montan sobre él y le cortan el paso mientras siento como le hieren. Al cabo de pocos segundos, dejo de rodar y oigo un aullido cerca de mí. Lo que me había tirado de mi dragón no era ni más ni menos que un hombre lobo. Me pongo en pie como puedo y salgo corriendo, pero la bestia es más rápida y se echa sobre mí. Ahora la tengo encima de mí y me muestra sus puntiagudos colmillos. Me intenta morder la cara, pero esquivo sus mordiscos fácilmente. Toco al hombre lobo por el vientre y éste da un salto y se separa de mí tras mi pequeño ataque helado. El hombre lobo aúlla y se acerca a mí, que aún no me he movido de mi sitio porque no me ha dado tiempo. Se queda mirándome y con la boca abierta. Miro hacia arriba y veo que hay una rama que si se cae, le podría hacer daño. Apunto con la palma de la mano a  la rama que se congela al instante por la demasiada acumulación de hielo que le he puesto y directamente se cae sobre el hombre lobo y lo aplasta. Acudo corriendo a  Dragnus y a medida que me acerco se oyen los sonidos lastimeros que hace el dragón. Cuando corro hacia mi amigo, veo que los seis hombres lobos restantes le atacan y mientras intento hacer lo mismo que le he hecho al otro hombre lobo, no me da tiempo a reaccionar y dos se me echan encima y uno me araña el brazo desgarrándome la tela de la camiseta.
-Arg-suelto mientras mato a un hombre lobo.
Otros dos se me echan sobre mí y uno me muerde en la muñeca y mi vista empieza a nublarse y sólo soy capaz de ver a lo lejos un poco de luz que cubre a una persona y a Dragnus deshaciéndose de los hombres lobos y acercándose a mí.  

2 comentarios:

  1. Excelente post, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
    Te invito al mio, seguro que te gustará:
    http://leyendas-de-oriente.blogspot.com/

    Un gran saludo, Oz.

    ResponderEliminar

Music(:

The Hunger Games 32x32 Logo

Comentarios :)

Por favor, cuando leas un capítulo, comenta lo que te ha parecido. Sobre el capítulo o sobre cómo escribo o sobre lo que quieras ;) Puedes comentar en la entrada o en el chat. Además, cuando escribas un comentario no sale para meter el código ese raro que sale x) y lo escribes más rápido, y el comentario será publicado al instante.

Por favor, comentad que os parece!! :)

No al plagio.